vino y asado

Con un nuevo 18 de septiembre encima, se acercan las celebraciones y obvio, con ello la comida y el bebestible. Un buen asado requiere de un mejor vino y es que para una velada inolvidable es preciso saber acompañar un buen corte de carne con una rica copa de vino. ¿Pero sabes qué vino es el mejor para acompañar una carne roja? Pues acá te enseñamos cómo mezclar vinos y asados para disfrutar estas Fiestas Patrias.

Sin duda que la mejor opción para comer un trozo de carne es el vino tinto, pero ¿por qué?, ¿qué lo hace tan especial en comparación al vino blanco? La gracia del vino tinto radica en su piel, que también recibe el nombre de película. Esta es la responsable de su color, de los aromas y de los taninos. Esta sustancia es fundamental, ya que hace que los vinos tengan cuerpo y nos produzcan una sequedad en la boca. Estos mismos son los que están presentes en productos como el membrillo o las nueces. En resumen, son los taninos los responsables de que podamos armonizar una carne roja con un vino tinto.

En cuanto a la carne, se puede decir que viene de la vaca, que es un animal grande, de gran peso; es lento y flojo. Esto hace que produzca más grasa, adquiriendo mayor sabor. Su color se debe al trabajo repetitivo y lento, produciendo así mucha más fibra, ya que soporta grandes esfuerzos. Dentro de la categoría del vacuno, existen varios cortes, siendo el filete el más prestigioso y sabroso por encontrarse lejano a las grandes musculaturas que deben soportar el peso. Esta carne es posee una alta carga de proteínas, grasas, minerales, zinc y hierro, por lo que el vino que se ingiera debe tener una buena estructura y musculatura, para emparejar esta intensidad.

Encontrando la armonía

Cuando comemos un buen trozo de asado, nos damos cuenta que los sabores son fuertes, debido a la grasa. Los vinos tintos resisten a esta carga de sabores gracias a los taninos. Ahora hay que ser cautos, ya que no todos los taninos suelen resistir, por lo que hay que profundizar un poco más.

vino tinto

El Cabernet Sauvignon es la variedad más plantada en Chile. Este es el mejor aliado por tener muy buenos y abundantes taninos. Además está la Syrah, que contiene notas especiadas y taninos firmes, que es muy útil para complementar la carne roja, especialmente si existe una salsa de pimienta acompañando toda la preparación.

En caso de que sea un Merlot, debe ser un reserva o gran reserva para armonizar, pero hay que tener precaución, ya que los Merlot no son grandes vinos en cuanto a su estructura. Por último, Pinot Noir es diferente. Esta es una variedad delicada, suave y elegante que no tiene los suficientes taninos para resistir a la carne roja. No es la mejor elección para un asado.

En cuanto a los vinos blancos, no tienen taninos, por lo que no se sentiría su sabor, por lo que no tendría mucho sentido. Hay que ser bastante claro, no hay una verdad incuestionable respecto al tema, pero el Cabernet Sauvignon sigue siendo una de las mejores elecciones.

Entradas Relacionadas

Comentarios (0)

Deja un comentario

Tu correo no será publicado.